martes, 14 de abril de 2009

Testimonio de Teresa Lozano León


Mis abuelos tenían una tienda en Guadalupe Los Reyes y mi mamá siempre nos contaba con orgullo que allí llegaba ‘Nacho Pérez’ –así se llamaba entonces Luis Pérez Meza- y que abrazaba a mi hermana Irma, que apenas tenía un año, mientras ella despachaba. Dice que Luis Pérez Meza era muy pobre entonces, un minero.
Nosotros vivimos en Guadalajara, y mi hermano Luis Manuel cuenta que una vez que fue a México le tocó ver a Luis Pérez Meza. Dice que mientras cantaba gritó ¡Arriba Sinaloa!, y que él desde su asiento le contestó ¡Arriba Cosalá!, entonces Luis Pérez Meza lo saludó y platicaron de mis padres y de Guadalupe Los Reyes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada