domingo, 7 de marzo de 2010

Un concierto íntimo



La tenue brisa que este sábado amenazaba con convertirse en lluvia, permitió que el espectáculo ‘Guitarras del Évora’ se convirtiera en un concierto íntimo, donde el improvisado escenario interior permitió a los asistentes una mayor cercanía y disfrute.




Aron Govea presentó sus canciones, que reflejan la libertad y la alegría de su lugar de origen, la región del Évora, y descubrió al público la medida sonora del paisaje sinaloense en temas como Son de Barrancos, Tierra Mestiza y Del Évora al Neckar. Por momentos, cuando su recuerdo mezcló la tierra y la mujer, su guitarra fue más reflexiva y melancólica como en Tristeza de Ahome y Nada me gusta más que tu boca.




El público escuchó con franco arrobo todas las canciones, creadas sobre bases rítmicas latinomericanas y a partir de temas melódicos que daban pie a brillantes improvisaciones de la guitarra. Aplaudió además las diestras intervenciones de Dick Saenz y de Maribel Pedraza en los cajones, bajo un fondo creado por las palpitaciones del contrabajo de Óscar Corral y el vibrante sonido de la jarana de Baldomero Félix. Al final un largo aplauso con los asistentes de pie coronó la conjunción de perfección técnica y pasión creativa de Aron Govea y su banda intergaláctica, durante su presentación en Casa de los Pérez Meza.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada