miércoles, 14 de diciembre de 2011

Culmina el ciclo "Todo por la música"

La prolongación del ciclo “Todo por la música” durante los meses de noviembre y diciembre, atrajo a Casa de los Pérez Meza a amantes del jazz, del rock y de la música en general.



Después de un octubre con películas como Media Luna, Fados, París 36 y El hombre del Blues, los espectadores viajaron al mejor jazz gitano con el film Swing, de Tony Gatlif, historia que cuestiona la posibilidad de sedentarización gitana y destaca el papel de la música como integrador cultural, todo conforme se desarrollan las actuaciones de dos niños: Oscar Copp y Lou Rech, ambos de bella sonrisa y gran capacidad histriónica. Al mismo tiempo, la película es todo un banquete de improvisación musical, jovial y festiva, entre músicos como Tchavolo Schimtt y otras destacadas figuras del jazz manouche.




Vino después la posibilidad de confrontar a dos excelentes actores: Forest Whitaker y Jamie Foxx a través de películas que exploran el devenir del genio musical en una época marcada por las adicciones. La primera, Bird, alude al sobresaliente e inadaptado saxofonista Charlie Parker desde la mirada del gran Clint Eastwood.



La segunda trata sobre Ray Charles, y no es la inadaptación, sino la autoestima y la discapacidad lo que entra en juego con toda una generación de estadounidenses marcada por el fluir de las drogas. A partir de esto el director elabora una biografía cinematográfica que no se detiene en lástimas y retrata crudamente la adicción de Charles para buscarle motivos psicológicos -más que sociales- y enfrentarla finalmente a la fuerza de voluntad del personaje.



Shine a Light llegó después para mostrar deslumbrantes a The Rolling Stones y a un director que no oculta su admiración por la Banda: Martin Scorsese. Se trata de un documental escaso en entrevistas y flashbacks mediante el cual Scorsese pretende hacer hablar a la música y la imagen. Y lo logra, deveras que lo logra, coordinando un espectacular equipo técnico en el que sobresalen ONCE famosos directores de fotografía. Shine a Light es toda una experiencia por la desbordante energía del legendario grupo y la viva sensación de cercanía que ofrece el sonido de la película.



El tono del ciclo cambió con la proyección de la película Los Coristas, una historia sencilla pero profunda sobre un grupo de niños excluídos, víctimas de una pedagogía fascista, que encuentran en la música un escape de la realidad y un canalizador de las agresiones. La película tiene un tono tragicómico y obtuvo un merecido Óscar a la mejor película extranjera.



Y para empezar diciembre llegó Edith Piaf en la extraordinaria caracterización de Marion Cotillard para la película La Vida en Rosa. El director de esta cinta plasma sin idealizaciones, pero respetuosamente, toda la fuerza vital del icono de Francia y musa de los existencialistas, una Edith Piaf capaz de elevar su arte conforme crecen en su vida las desgracias y la autodestrucción.



Finalmente, "Todo por la música" culminó con una historia que impresionó a nuestros espectadores por la maestría con que Zefirelli recupera las verdades del alma de María Callas, su honradez y dignidad, a partir de una ficción que retrata los últimos meses de vida de la diva. No se trata de una película biográfica, pero Callas Forever traza, concentrada en un presente glamoroso y colorido, la esencia de la magnífica cantante de ópera fallecida en 1977.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada